Anatomía y fisiología básica del sistema óseo

Sistema óseo

Hueso: tipo de tejido conjuntivo que es rígido y actúa como soporte de los  tejidos blandos del organismo. El cuerpo humano es una complicada estructura que contiene más de 200 huesos un sentar de articulaciones y más de 650 músculo actuando coordinadamente. Gracias a la colaboración entre huesos y músculo el cuerpo humano contiene su postura, pude desplazarse y realizar múltiples acciones.

                           El cuerpo humano existen 208 huesos.

      26  - En la columna vertebral.

8    - En el cráneo.

14  - En la cara.

8    - En el oído.

1    - Hueso hioides.

25  - En el tórax.

64  - En los miembros superiores.

62  -  En los miembros inferiores.

                      Hay varios tipos de hueso

Largos como los del brazo o la pierna

Cortos, como las  de la muñeca o las vértebras

Planos, como los de la cabeza

                     Algunas características

Son duros: están formados por una sustancia blanda llamada osteína y por una sustancia dura formada por sales minerales de calcio y fósforo. Los huesos largos tienen en su parte media un canal central relleno de medula amarilla y las cabezas son esponjas y están llenas de medula ósea roja.

                     Su función

Dar consistencia al cuerpo

Ser el apoyo de los músculos y producir los movimientos.

Sirven como centro de maduración de eritrocitos (glóbulos rojos)

             Las articulaciones

Son las zonas de unión entre los huesos o cartílagos del esqueleto se pueden clasificar en: sinartrosis que son articulaciones rígidas, sin movilidad como las que unen los huesos del cráneo sínfisis que presentan movilidad escasa como la unión de ambos pubis y diartrosis articulaciones movíais como las que unen los huesos de las extremidades con el tronco (hombro y cadera)

                            Las articulaciones sin movilidad

Se mantienen unidas por el crecimiento del hueso, por un cartílago fibroso resistente. Las articulaciones con movilidad escasa se mantienen unidas por un cartílago elástico. Las articulaciones movíais tienen una capa externa de cartílagos fibrosos y están rodeadas por ligamentos resistentes que se sujetan a los huesos. Los extremos óseos de las articulaciones móviles están cubiertos de cartílago liso y lubricado por un fluido espeso denominado líquido sinovial producido por la membrana sinovial. La bursitis o inflamación de las bolsas sinoviales (contiene liquido sinovial) es un trastorno muy doloroso y frecuente en las articulaciones móviles.

El cuerpo humano tiene diversos tipos de articulaciones móviles. La cadera y el hombro son articulaciones de tipo esfera – cavidad que permite  movimientos libres en todas las direcciones. Los codos, las rodillas y los dedos tienen articulaciones en bisagra, de modo que es posible en un plano. Las articulaciones en pivote que permite solo la rotación, son características de las dos primeras vertebrases además la articulación la que hace posible el giro de la cabeza de un lado a otro. Las articulaciones deslizantes, donde las superficies óseas se mueven separadas por distancias muy cortas se observan entre diferentes huesos de la muñeca y tobillo.

                          Principales funciones

-         Sostén del cuerpo

-         Proporcionar puntos de intercesión a los músculos de modo que se puedan producir movimientos. los huesos junto con los músculos y las articulaciones forman parte del aparato locomotor

-         Aportan rigidez al cuerpo

-         Protegen a los órganos internos como el cerebro, pulmones etc. formando cavidades rígidas donde estos se alojan, por ejemplo el cráneo.

                               ¿De que se enferman nuestros huesos?

     Las enfermedades que pueden sufrir los huesos son muy variables. tal vez no conozcan muchas de ellas, pero lo que te presentamos a continuación son las mas comunes.

                      Reumatismo: problemas que surgen con el tiempo.

Aunque en medicina ya no se usa ese término se aplica en diversos trastornos caracterizados por la rigidez, dolor e hipersensibilidad de las articulaciones y de los músculos. Entre las enfermedades que ante de forma habitual pero imprecisa se le llama reumatismo, se encuentra la fiebre reumática, la osteoartritis, la miosotis, la bursitis  y la artritis reumatoide.   

                       Artritis reumatoide: un ataque a si mismo.

Esta enfermedad es un trastorno auto inmune en el que el sistema inmunológico (encargado de las defensas en el organismo) empieza a tacar los tejidos del cuerpo. Las articulaciones se inflaman, se ponen rígidas, se echan y se deforman. Los síntomas generales son: fiebre, debilidad, y palidez. Pero ya en un estado crónico puede afectar los tejidos de los ojos, piel, corazón, nervios y pulmones. Muchas de las articulaciones pequeñas ceben afectadas simétricamente. Los pies  y las  manos  por ejemplo,  se dañan  en el mismo    grado en  ambos   lados. Por lo general  la  rigidez   es peor por la mañana  aunque mejora por el día. Cuando la artritis es  grave los espacios articulares desaparecen  cambian el  ángulo de las extremidades  como consecuencia de la laxitud (ausencia de tensión) de los ligamentos. las extremidades se vuelven ásperas y alrededor de ellas se forman nódulos; la piel se ve delgada y frágil, lo que finalmente restringe el movimiento.

                                                 Artritis grave.

Esta mano prácticamente no puede tener movimiento, ya que los huesos están totalmente chuecos y ya han formado gran cantidad de nódulos.

                         Traumatismo en las partes duras del cuerpo

Si tus huesos son fuertes y duros, también pude sufrir complicaciones que, tarde o temprano, te harán pensarle debes cuidarlos mucho. Pueden producirse traumatismo que afectan no solamente a tus huesos, si no a ligamentos o tendones. Se producen por un contacto entre una persona y el medio. Este tipo de lesiones se da muy frecuente dentro del hogar, en el colegio, en la calle, y lugares de trabajo, ya que la causa forma parte de nuestra rutina diaria.

Se pueden distinguir algunos como:

                          Fracturas: un quiebre en el camino.

Puede afectar a unos o más huesos, dependiendo de la magnitud de la fractura, se producen por lo general por caídas o golpes, que con frecuencia afectan alguna parte de las extremidades superiores. También se puede observar facturas de las extremidades inferiores, en los huesos de la pierna, como la tibia y peroné, por ejemplo. Cuando se produce cualquier fractura por lo general no se puede realizar movimientos y se produce una inflamación.

             ¿Que hacer con una persona facturada?

-         Es importante no mover al afectado sin antes inmovilizar la zona afectad.

-         Se debe dar un tratamiento adecuado al la fractura, ya que una mala maniobra puede producir daños a los nervios y vasos sanguíneos de la zona afectada.

-      Si la manupalacion no es la adecuada, la fractura cerrada puede convertirse en expuestas (cuando el hueso se sale por la herida).

-     Si hay que retirar la ropa, esta se debe cortar, para no producir movimientos bruscos, que causaría un dolor innecesario.

                         La importancia del calcio en los huesos.

La pregunta es ¿como hacer para que nuestros huesos crezcan sanos y fuertes? para empezar, lo principal es consumir cierta cantidad de calcio, de acuerdo a tu edad y tamaño.

La forma mas fácil de hacerlo es tomando leche, ya que una taza aporta 300 miligramos de calcio. Pero si eres de los que no le gustan no le gusta la leche o de los que sufren intolerancia a la lactosa, aun hay otros alimentos que te pueden proveer el calcio que necesitas. Por ejemplo el yogurt, el helado y los quesos duros son alternativos por lo general bien toleradas pero si esto aun no es de tu grado, tienes otras opciones como:

-         Salomón rosado: 85 gr. – 167 mg.

-         Sardinas: 85 gr. – 372 mg.

-         Espinacas cosidas, taza 84 mg.

-         Acelga cocida: taza 178 mg.

-         Almendras: 161gr -3oo mg.

-         Brócoli: 2 tazas- 300 mg.

-         Garbanzos: 1 taza- 78 mg.

-         Porotos blancos: 1 taza entre 121 y 128 mg.

-         Porotos negros: 1 taza- 103 mg.

-         Leche de soya fortificada: 1 taza entre 250 y 300 mg.

-         Jugo de naranja fortificada con calcio: 1 vaso- 300 mg.

-         Coliflor: 4 tazas-300 mg.

                La posible etapa en el uso de calcio.

-         Desde el nacimiento hasta los 20 años forma huesos y dientes fuertes.

-         En los adultos mantienen la renovación constantes de los huesos.

-         Cuando una mujer esta amamantando o embarazada necesita tanto calcio para ella como para el bebe.

                                            Los huesos del pie.

De los 208- 214 huesos del esqueleto. Lo más pequeño se encuentran en los miembros más móviles: las manos y los pies. Los huesos del pie forman la construcción mecánica más compleja del cuerpo humano.

El pie es una estructura que debe soportar mucho esfuerzo, capaz de ofrecer unas prestaciones extraordinarias.

Los siete huesos del tarso son los mas fuertes, ya que sobre ellos descansa la mayor parte del peso corporal. La longitud del pie la determina la distancia entre el extremo del talón y la punta del pie mientras que la anchura depende de los 5 huesos metatarsianos. De todos ellos, el del primer dedo es el mas fuerte, el segundo dedo es el mas largo y el quinto de dedo es el mas corto.

El calcáneo: hueso cuadrangular que forma la parte del tobillo y se extiende hacia abajo para formar el talón. Tiene la misión de soportar buena parte de la tensión que se deposita en el pie al andar.

El astrágalo: es el  mas alto de los huesos del tarso y tobillo. Forma la mayor parte de la estructura interna y superior del tobillo.

El escafoides: es uno de los tres huesos proximales del tarso o tobillo.

Cuneiformes: en el tarso se encuentran tres huesos cuneiformes, llamados así por su forran de cuña; el interno, el intermedio y el externo. estos huesos forman, junto con el cuboides, la fila distáis de los marcianos.

Cuboides: se encuentra situado en el lado externo del tarso, entre el calcáneo y el cuarto y el quinto metatarsiano.

Como su nombre lo indica presenta una forma cúbica.

Metatarsianos: parte del pie entre el tarso y los dedos esta constituido por 5 huesos largos que se extienden desde el tarso hasta las falanges (huesos de los dedos del pie).

 

Falanges: los huesos de los dedos del pie se le conoce como falanges. cada dedo tiene tres falanges, menos el dedo gordo que solo tiene dos. los nombres de los falanges dependen de su localización en el pie.

 

 

 

                                                                   

 

 

 

 

 

Cuadro de texto: ATRÁS